El Arroz Yamaní

Dentro de las diversas variedades de arroces integrales, el arroz yamaní ocupa el sitio de honor al ser considerado el rey de la alimentación orgánica, por su gran cantidad de beneficios a la salud y aporte nutricional.

¿Qué es el arroz yamaní y su origen?

El arroz yamaní es una variedad de arroz integral parcialmente procesado, originario de Japón. Puede ser cultivado en climas templados. Su grano es corto y grueso, de gran resistencia, con un color dorado que al cocinarse, ofrece una textura suave, con un sabor ligeramente dulce, agradable al paladar. Este grano de arroz mantiene su cascarilla más delgada y suave tiene un sabor más sutil en comparación con el arroz integral tradicional.

El arroz Yamaní es considerado el pilar fundamental del movimiento vegetariano que promueve la alimentación exclusiva a base de cereales, granos y vegetales. Se le denomina alimentación macrobiótica, considerada como la mejor opción para el cuerpo humano.

Este tipo de arroz cuenta adicionalmente con un pH o grado de acidez neutro, y un sabor agradable al gusto, con cierta semejanza al sabor de la nuez, lo cual facilita su ingestión. La mayoría de las personas que no son asiduos vegetarianos o fanáticos del sabor de los granos enteros y arroces integrales, lo clasifican como un sabor intermedio entre el arroz blanco tradicional y el arroz integral. Es por esta razón que el arroz yamaní es agradable al gusto de los consumidores de arroz y su sabor y textura le confieren una gran capacidad para ser combinado con vegetales, granos, carnes animales u otros cereales.

Propriedades y beneficios del arroz yamani

El arroz yamaní es famoso por ser considerado el mejor tipo de arroz para el consumo humano, con grandes propiedades nutricionales y de fácil digestión que alimenta el cuerpo humano sin generar ninguna perturbación.

  • Excelente fuente de energía. Gracias a que preserva sus dos capas externas, este arroz es rico en carbohidratos y almidones, que aportan energía al cuerpo humano.
  • Provoca mayor sensación de saciedad. Debido a que este grano preserva sus capas externas, el vaciamiento gástrico es más lento, de igual manera el cuerpo tarda más en digerirlo, generando mayor sensación de llenura en el estómago o sensación de saciedad.
  • Posee un pH o grado de acidez neutro. El pH de este cereal no es modificado durante su leve procesamiento, por lo que aun después de ser empaquetado preserva su pH neutro, convirtiéndolo en uno de los escasos cereales disponibles que no es ácido.
  • Excelente aceptación orgánica. Este arroz es absorbido por el sistema digestivo sin generar grandes perturbaciones, y al no haber sido muy manipulado ni enriquecido no contiene gluten, por lo que es considerado un alimento seguro para pacientes celiacos.
  • Efecto hipotensor. Se cree que el arroz yamaní posee un efecto que disminuye o hace que la presión arterial descienda levemente, por lo que muchos pacientes que sufren de este padecimiento lo consumen de forma regular.
  • Fuente de Vitaminas B, ácido fólico, Hierro, selenio y magnesio. Este arroz aporta vitaminas y minerales necesarios para el adecuado funcionamiento del cuerpo humano.
  • Estimula las evacuaciones o la defecación. La gran cantidad de fibra natural presente en su cascarilla y salvado generan un aumento de volumen de las heces, y aceleran el tránsito de estas a través de los intestinos facilitando las visitas al inodoro.

¿Cómo cocinar el arroz yamaní?

La mayoría de especialistas recomiendan emplear ollas de acero inoxidable, barro o porcelana, se debe evitar los utensilios de aluminio, ya que en algunas pruebas, sugieren que el aluminio puede alterar las propiedades benéficas del arroz yamani al reaccionar con sus componentes.

Ingredientes

  • 2 tazas de arroz yamaní
  • 3 ½ tazas de agua
  • Una cucharadita dulcera de sal.

Preparación del arroz yamaní

Paso 1

Colocar el arroz en un recipiente y llenarlo con agua fresca, remover gentilmente durante un minuto.

Paso 2

Escurrir el arroz y colocar el arroz debajo del grifo de agua potable con el chorro abierto y remover mientras cae el agua durante un par de minutos… escurrir.

Paso 3

Colocar el arroz en la olla en la cual se va a cocinar y verter las 3 tazas y media de agua.

Paso 4

Colocar la cucharadita de sal o una porción de esta dependiendo de sus preferencias en el agua con arroz, y revolver durante 30 segundos.

Paso 5

Tapar y dejar reposar durante 2 horas.

Paso 6

Colocar la olla sobre la estufa de la cocina y poner a fuego alto, mientras se mantiene la olla tapada, hasta que ésta comience a hervir.

Paso 7

Bajar la intensidad de la llama a fuego lento durante unos 50 minutos, cerciorándose que el contenido no se queme o se ahúme.

Paso 8

Retirar de la hornilla y mantener tapada la olla mientras permite que el arroz repose durante 15 minutos. Pasado este tiempo, ya está listo para comer.

arroz-yamaní-cocinar-recetas-propiedades

Recetas de arroz yamaní

Descubre a continuación 3 recetas con arroz yamaní.

Arroz yamaní con hongos

  1. En una cacerola o wok, se agregará 35 mililitros de aceite de oliva extra virgen.
  2. Añadir cebolla y zanahoria previamente limpiadas y picadas en cuadritos de medio centímetro más o menos.
  3. Revolver para sofreír de manera uniforme ambos vegetales por un lapso de 3 minutos, teniendo especial cuidado en que no se quemen ninguno de sus lados.
  4. Cuando ya estén bien sofritos, con las cebollas traslúcidas y las zanahorias de intenso color, se verterán 5 cucharadas de salsa de soja. A continuación, revolver los vegetales para que capten el color de la soja.
  5. Colocar 250 gramos de hongos fileteados, puede ser cualquier variedad, incorporar y freír por uno o dos minutos.
  6. Verter una taza y media de arroz yamaní previamente cocido y revolver de manera gentil hasta que los ingredientes de la cacerola y el arroz se integren o se distribuyan de manera uniforme.
  7. Retirar del fuego y servir para disfrutarlo.

Arroz yamaní con vegetales

Similar procedimiento sustituyendo los hongos por los vegetales seleccionados y todos comenzarán a sofreírse de manera simultánea, al final se agrega la salsa de soja y el arroz yamaní.

Arroz yamaní con camarones

Similar procedimiento, se puede mantener las cebollas, omitir la zanahoria y agregar medio pimiento o pimentón grande rojo cortado en julianas, picado en trozos de 3 cm de largo. Tanto los camarones como la cebolla y el pimentón se comenzarán a sofreír de manera simultánea entre 7 y 12  minutos, los demás pasos y orden son similares a la receta de arroz yamaní puro.

Preguntas y respuestas acerca del arroz yamani

¿El arroz yamani engorda?

El arroz yamaní contiene 340 calorías por cada 100 gramos de este cereal ya cocinado. Sin embargo, una cantidad importante de estas calorías, serán empleadas en su propia digestión. Al ser de grano entero produce mayor saciedad, reduciendo la cantidad de alimentos ingeridos. El arroz yamaní puede engordar, no obstante, es empleado para dietas de disminución de peso.

¿El arroz yamaní es integral?

Sí, el arroz yamaní es integral. De hecho, según cómo se cocine, se podrán mantener todas sus propiedades macrobióticas, y beneficios para la salud.

¿Cuánto dura el arroz yamaní en la heladera?

El arroz yamaní puede durar de 8 a 10 meses en la heladera a temperatura inferior a los 6 grados centígrados. Si es congelado, su tiempo de preservación aumenta considerablemente hasta 24 meses.

¿El arroz yamaní es duro?

El arroz yamaní es de grano entero, el cual al ser masticado brinda la sensación de que el grano de arroz explota o se descompone en la boca. Para evitar que el arroz quede duro, debes dejarlo en remojo por más de dos horas o emplear una olla de presión durante su cocción.

¿El arroz yamaní tiene gluten y/o almidón?

No contiene gluten, el arroz yamaní es un producto parcialmente procesado, al cual no se le agrega ningún otro elemento, por lo tanto es libre de gluten. La cantidad de almidón presente en este arroz es abundante y en mayor cantidad que en los arroces blancos.

8 - 4.8